Cómo conservar las buenas pólizas

Cómo conservar las buenas pólizas es algo que es sencillo de hacer, siempre y cuando tengamos claro que puede haber cambios de un momento a otro que nos desestabilicen un poquito. Pero, y esto es lo grave de la situación, uno se quiere a veces atormentar pensando en que hubiese sido bueno no adquirir una determinada póliza, cuando en realidad no estamos capacitados para decir qué hubiese sido lo mejor en este caso. Pero bueno; cuando uno tiene una buena póliza, lo más probable es que esta se nos pase por el lado con un montón de beneficios que no nos imaginábamos.

El resultado más directo es que hay un grupo de clientes que se están quejando por no haber descubierto a tiempo todo lo que tiene que ver el proceso figurado que hace que el cómo conservar las buenas pólizas sea un proceso que se ve más normal de lo que uno espera. Y esto es cierto, porque a veces pensamos que estas reglas de cuidado en las pólizas no las vamos a asimilar del todo bien, y esto es porque hay un montón de opciones en el camino que a veces nos pueden confundir. Y el hecho más estimulante en este caso, es que uno puede ser lo bastante atrevido como para suponer que el cómo conservar las buenas  pólizas no se debe dejar de estimular por uno u otro motivo.

Y el hecho más estratosférico en este caso, es que hay pólizas que resultan tan buenas, tan medidas, tan estructuradas, que uno puede pensar que van a durar mucho tiempo y no es así. No es así, porque lo bueno de las pólizas a veces se tiende a olvidar de una manera que uno no entiende cómo se produce. En todo caso, el cómo conservar las buenas pólizas no es algo que todavía nos vaya a afectar en cuanto a cómo se pueden, por ejemplo, llenar los formularios de solicitud o algo por el estilo. Y en este proceso que es tan bueno, en este proceso que uno va a entender como positivo y asimilado, uno puede pensar que a veces todo esto es fortuito y uno no va a ser el caso más concreto que pueda imaginarse en cuanto a vectores de equilibrio entre servicio y buenas intenciones.

Pero de aquí en adelante, claro está, uno va a ser más equilibrado de ahora en adelante cuando le toque a uno escoger seguros que son buenos y que tienen mucha proyección en una u otra manera. La ingeniería del cómo conservar las buenas pólizas no es fortuita ni casual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Conoce más acerca de los seguros de vida

Los seguros de vida cada vez más tienen mayor importancia entre las personas que han descubierto que es una necesidad...

Cerrar